En Los pasos perdidos, Alejo Carpentier narra el periplo de un musicólogo por la Venezuela de los años 50. Allí, tratando de huir del mundo en el que vive, se ve embarcado en la construcción de un pueblo en mitad de la selva. Aunque participa en la construcción de una utopía, comprueba que ha participado en la construcción, a distinta escala, de la misma sociedad: iglesia, ayuntamiento y el resto de aparatos institucionales.

Pero lo narrado en esta novela ya ha sido puesto en práctica por algunos utópicos. En su caso más extremo está David Thoreau, uno de los conceptualizadores de la desobediencia civil, que se fue a vivir solo al lago Walden.

El 12 de Octubre marca un hito en la Historia del genocidio, del saqueo y la explotación: no hay nada que celebrar, y sí mucho por luchar. El colonialismo europeo perpetró el genocidio más brutal de la historia de la humanidad en el continente que hoy se conoce como “América”: exterminó al 90% de sus habitantes tan solo en el primer siglo y medio de invasión (90 millones de personas). La colonización europea blandió “la espada y la cruz”: desgarrando los cuerpos de los rebeldes con las espadas y la pólvora, amputando culturas y lacerando identidad con la imposición de la religión católica. La religión católica fue impuesta a sangre y fuego, siendo un instrumento de dominación de largo alcance, que hasta hoy aliena y somete. Los europeos se adueñaron de las tierras y riquezas del Abya Yala, violaron y saquearon, con el pretexto de que "Dios" así lo dispuso; entraban a saquear con un documento llamado el "Requerimento", que imponían a golpe de terror. Los niños indígenas que sobrevivieron a las masacres fueron educados en la religión católica, siendo descuartizado todo el que la cuestionara.

 

Ante la noticia que nos ha sacudido esta semana, donde un padre de Madrid dejó olvidado a su bebé en el coche camino a la guardería, y se fue a trabajar, se han alzado todo tipo de opiniones al respecto.

Como si la tragedia no tuviera suficiente voz. Como si no fuera un grito ensordecedor por sí misma, ante la cual guardar un doloroso silencio. Para alguna gente, este hombre, inmerso ahora mismo en la desgracia más absoluta, es un mal padre.

El buen padre en este sistema, es el que provee. Y para proveer, hay que ser un buen trabajador. Un buen padre lleva a sus cuatro hijos a la escuela y guardería, y un buen trabajador acaba rápido esa tarea, aparca el coche y coge el tren a tiempo para llegar a su puesto de trabajo. En algún momento de este Miércoles, estas líneas se desdibujaron en una letal confusión, para un padre de familia que hoy atraviesa un dolor reservado sólo para unos pocos. Una pesadilla en vida.

Intervención del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz Canel, en el debate general del 73º Período de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas. Nueva York, 26 de septiembre de 2018.

Imposible estar aquí, hablar desde este podio en nombre de Cuba y no evocar momentos históricos de la Asamblea General que lo son también de nuestra memoria más entrañable: Fidel Castro, Ernesto Guevara, Raúl Castro Ruz y el canciller de la dignidad, Raúl Roa, por sólo citar los más trascendentes, trajeron hasta aquí, no sólo la voz de nuestro pueblo, sino la de otros pueblos latinoamericanos y caribeños, africanos, asiáticos, no alineados, con los que hemos compartido más de medio siglo de batalla por un orden internacional justo, que aún está lejos de alcanzarse.

Una manifestación más de la crisis del capitalismo español

En los años de la llamada Transición política era frecuente recurrir a la explicación de los “poderes fácticos” para justificar la imposición de determinados acuerdos políticos, o para justificar determinadas renuncias en la lucha política.

Con una expresión más severa se recurría también a la justificación del “ruido de sables” cuando era necesario añadir una dosis superior de autocensura y miedo.

El “todo atado y bien atado” venía a cerrar el círculo vicioso que tendió un velo de censura y temor en el tránsito de una a otra forma de dictadura del capital en España. 

Compartimos con vosotros y vosotras la imagen de cabecera que presidirá la Sede del Partido.
La nueva Sede está desempeñando un papel muy importante entre las actividades cotidianas de la militancia del PCPE.
Las obras de acondicionamiento han comenzado y cada avance sirve para reforzar nuestro compromiso de lucha.


Trabajadores de Unión Naval secundando un paro de 15 minutos en protesta contra la guerra e invasión de Irak en marzo de 2003. 

Según las notas del periodista norteamericano John Reed, las primeras palabras que Lenin pronunció ante el II Congreso de los Soviets de toda Rusia el 26 de octubre de 1917, inmediatamente tras el triunfo revolucionario, fueron las siguientes: “¡Ha llegado el momento de emprender la construcción del orden socialista! Lo primero que debemos hacer es adoptar medidas prácticas para realizar la paz…”. Con una clase obrera y campesina hambreada, analfabeta, semiesclavizada, la prioridad de los bolcheviques fue que los obreros rusos dejaran de morir y matar a sus hermanos de clase en otros países defendiendo la bandera ajena de sus respectivas burguesías. La paz antes, incluso, que el pan y el trabajo. La lucha contra la guerra imperialista y por la paz entre los pueblos ha sido, es, y será, la seña de identidad de las y los comunistas. 

Antes de que acabe el verano ha saltado a los titulares del Diario Información que 180.000 hogares de la provincia de Alicante no pueden pagar el recibo de la luz. Si a este dato le sumamos el de los hogares que hacen malabarismos para poder pagar las facturas y el de los días fríos y con menos luz solar del invierno, qué titulares nos encontraremos en enero de 2019.

Nos encontraremos que con los días más duros del invierno se va a incrementar el precio del kilovatio, y que de nuevo serán los hogares de muchas y muchos trabajadores los que se vean privados de tener una temperatura adecuada para la salud de sus familias.

Sin embargo no hace falta esperar al frío del invierno porque las subidas del precio de la electricidad han comenzado antes de finalizar septiembre, así en lugar de hacer un incremento del 30% de golpe, irán haciendo subidas paulatinas.

El pasado mes de agosto aparecieron en diferentes medios de comunicación ideas como: “En poco más de 7 meses, los humanos hemos agotado ya el presupuesto natural de todo el año y hemos dejado a la Tierra sin capacidad para regenerar sus recursos.” Esta serie de noticias se presentaron bajo el Día de la Deuda Ecológica, que es cuando se calcula que se han consumido todos los recursos naturales sin dar la capacidad de que se regeneren.

Si nos centramos en esta medida, a la que podríamos criticar ampliamente, se observa que desde 1970 hasta 2018, ha habido una amplísima reducción en alcanzar el límite: desde el 29 de diciembre hasta el 1 de agosto.

Volviendo a la cita, ésta no es inocente y esconde detrás una abrumadora carga ideológica. Ésta oculta conceptos como por ejemplo, desarrollo sostenible y huella ecológica, y la total ausencia del modo de producción o, lo que es peor, el capitalismo visto como natural.