Los derechos y la dignidad de las personas deben ser los ejes centrales sobre los que se construya cualquier sociedad justa, por lo que es fundamental para la militancia comunista conocer y posicionarse en la defensa de aquellas personas cuyo sexo, género, identidad de género u orientación sexual no coinciden con las necesidades de perpetuación del patriarcado al servicio del capital y por esto son discriminadas, marginadas y/o violentadas.

 

De escándalo en escándalo anda la caterva telemediática en el mundo.

Cantantes, youtubers, actorcillos y hasta escritorcillos están mostrando la peor cara de quienes son aupados a la fama por el sistema.

La cuestión es sencilla, para ser famoso/a no hay que ser inteligente, ni siquiera tener formación, a veces, basta con tener buen físico, otras ni eso. Basta bailar al son de lo que el poder económico toca con su orquesta, el clientelismo puro y duro.

El 20 de junio del 1985 es una fecha que está grabada en la conciencia revolucionaria como una de las fechas en las que la clase obrera, organizada y dirigida principalmente por organizaciones las cuales en su programa recogían la necesidad de la derrota del capitalismo, derrota que sitúa a la clase obrera en condiciones de construir la sociedad socialista, confrontaron una de las más ricas y educativas experiencias de lucha que obreras y obreros han vivido.

Ahora que se evidencia el absurdo de gastar millones de euros en industria armamentística en lugar de material sanitario, I+D militar en lugar de investigación en salud, toneladas de combustible y aviones de guerra en lugar de recursos esenciales para la gente, ahora más que nunca gastos militares para presupuestos sociales.

 

La Fiscalía del Tribunal Supremo empieza a enterarse, por fin, de lo que es una convicción general en toda la opinión pública, nacional e internacional: Juan Carlos I cobró una comisión de 100 millones. Parece que en esta ocasión, que no es la única en que ha metido la mano, el empuje de un fiscal Suizo, que tiene alguna documentación facilitada por alguna amiga del Rey Emérito, ha obligado al apresurado movimiento del Fiscal del Supremo, para tratar de evitar que una vez más quede en evidencia la complicidad de la Justicia española.

Estamos viviendo momentos convulsos, los apretones del capital para sacar hasta el último jugo del sudor de la clase obrera, de personas pobres, está llevando a toda esa masa desahuciada del sistema a levantarse:

En Chile, el aumento del ticket del metro provocó revueltas que no acababan, la policía reprime con fuerza, violencia y torturas. Más de 3.649 heridos por bala (405 con lesiones oculares) y 194 querellas por violencia sexual.

Las palabras de George Floyd, asesinado por el agente Derek Chauvin, circularon por redes, carteles y muros, y se convirtieron en muchas ciudades de EE.UU. y del mundo en un lema antirracista, contra un sistema basado en el odio y la violación de los derechos de discriminados y excluidos.

Ahora en EE.UU. se habla de excesos en las protestas, de vandalismo, de atentados contra la sacrosanta Propiedad Privada, más que del crimen en sí. Pero David Brooks afirma que, en su mayoría, las protestas han sido «pacíficas y repletas de encuentros solidarios en un país azotado por una pandemia y la peor crisis económica en casi un siglo».

Hasta el siglo XVI, Ptolomeo (siglo II de nuestra era) mantuvo su autoridad con el Sistema Geocéntrico; según él la Tierra era un cuerpo fijo situado en el centro del Universo, que se movía alrededor del ella, incluidos la Luna, el Sol, los planetas, las estrellas, una capa cristalina y después se llega al cielo morado de “Dios y de todos los Bienaventurados”. La religión católica lo inscribe en las Sagradas Escrituras y todo el que cuestionaba esta teoría era considerado como hereje por la Santa Inquisición (Tribunal Pontificio).