El Secretariado Político del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) en nombre de su Comité Central, CONDENA abiertamente el acto de violencia perpetrado contra la Embajada de Cuba en Washington (EEUU).

El PCPE DENUNCIA el carácter terrorista de este acto, que no por excepcional, deja de ser producto de la política de la agresión y la retórica violenta del imperialismo norteamericano, que se ha incrementado con la actual administración de Trump, y lleva al extremo y al paroxismo la política de suma hostilidad contra la Revolución Cubana, que se viene manifestando desde hace más de 60 años, y tiene su mayor expresión en el Bloqueo que sufre el pueblo cubano.

Por todo lado los gobiernos capitalistas aúllan diciendo que nadie estaba preparado, para justificar que ellos no estaban preparados, y debemos entonces dar respuesta a dos preguntas, la una qué es lo que significaba estar preparados y la otra, a quienes representan esos gobiernos o en otras palabras los intereses de quien defienden.

El día Internacional de la Clase Obrera no es laborable en la mayoría de los países del mundo por casualidad, ni por concesión graciable de la burguesía, lo es únicamente por la lucha de la clase obrera. En los EE.UU no lo es aún, pero ello no significa para nada que los trabajadores y trabajadoras de ese país no hayan luchado en todo momento por sus derechos.

Dada la actual situación de la lucha de clases con la celebración de este 1º de mayo en el que no podremos salir a la calle a manifestarnos, mantenemos este mes el formato digital de nuestro Órgano Central.

“(...) El Gobierno Vasco era el auténtico representante de la burguesía vasca. Y la defensa de los intereses de clase de la misma se ponía a veces por encima de todo... por eso Aguirre no quería mezcolanzas con nosotros y rechazaba el mando único en el norte. No es ningún secreto que Aguirre – el mismo lo ha dicho y escrito repetidamente como representante del nacionalismo vasco – es anticomunista. Y arremetía contra los mandos salidos del pueblo y aún contra los profesionales cuando éstos militaban o simpatizaban con partidos obreros...”

*Juan Ambou: Los comunistas en la resistencia nacional republicana. La guerra en Asturias, el País Vasco y Santander.

Pasados los 10.000 muertos muchos (cansados ya) dejaron de contar pese a que el número crecía (y crece) sin cesar. Supuestamente se había superado una importante "barrera psicológica", decían. Antes de esa "barrera", tantas muertes evitables despertaban rabia, indignación, sensación de impotencia y de injusticia... Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo, no sé!...

 

El 28 de abril se conmemora el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Suele pasar sin pena ni gloria en los medios de propaganda masivos y se queda reducido a la propaganda de algunas organizaciones sindicales, cuando el derecho a la salud y seguridad en el trabajo es uno de los derechos básicos de la clase trabajadora. Nos matan y no es noticia. Ni siquiera lo es cuando nos usan de combustible humano para la maquinaria capitalista de mantener la tasa de ganancia a costa de nuestras vidas en estos momentos de crisis sanitaria.

Notas desde un lugar del mundo, en los tiempos donde la vida no vale nada

Escribo desde el aislamiento social, desde algún lugar de la sala, la cocina o el comedor, lugares que han sido cotidianos las últimas semanas. Desde que se declaró pandemia mundial y el “quédate en casa” parece ser la única esperanza que tenemos de vida los seres humanos en el mundo; aunque no tengamos que comer al siguiente día, ni que beber, ni como pagar las cuentas, la luz, el gas, la despensa, la renta, los créditos hipotecarios, los créditos personales, las tarjetas de crédito y departamentales, todo se fue al carajo.

DENUNCIA DE LA BRUTALIDAD POLICIAL DEL GOBIERNO PSOE-UP

El Gobierno de PSOE-UP ha declarado un Estado de Alarma, ya prorrogado en tres ocasiones, para enfrentar una crisis sanitaria. El PCPE, desde el primer día, ha manifestado que lo que correspondía era una Declaración de Emergencia Sanitaria, que implementara las medidas sociales necesarias para preservar la salud de la población. Este Estado de Alarma -se está viendo en estas semanas-, no es otra cosa que una limitación de derechos y libertades, que por un lado nada tiene que ver con las necesidades sanitarias de la población, y por otro se convierte objetivamente en un Estado de Sitio, en el que se limitan derechos fundamentales y libertades, con el pretexto del cuidado de la salud de la población.