Influenciados por el mundo que nos rodea, seamos conscientes o no, vivimos, sentimos y nos movemos, al ritmo de la hegemonía cultural. Bajo esta premisa, no escapamos nadie, por más que presumamos de mantener a raya un pensamiento autónomo, científico e independiente.

Un ejemplo claro lo tenemos con las políticas de pacto social, causantes de uno de los periodos de  mayor desmovilización social, al menos, de la historia más reciente. Ello, a pesar de pérdida de poder adquisitivo, agravada por la alta inflación, sobre todo, de los productos básicos, de la subida de tipos que encarece o impide el mantenimiento o adquisición de viviendas, del deterioro de los servicios públicos, de la educación y la sanidad…

Bajo esta paradoja, son sometidas amplias masas de trabajadoras y trabajadores lumpenizadas en lo ideológico, pero también sectores conscientes de la clase obrera e incluso, parte de la supuesta vanguardia emancipatoria y que, en determinadas cuestiones, acaban (acabamos) al rebufo del quehacer de la mayoría a-social y a-política.

Decía Sigmund Freud que “si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos”.  Y es en esta tesitura del Pacto Social, en la que podríamos asegurar que, entre los sujetos que abrazan la mesa de negociación, es el Trabajo quien cede una y otra vez.

COMUNICADO DEL COMITÉ EJECUTIVO DEL PCPE

 

Hacemos esta afirmación sin ningún tipo de condicionante. Muy conscientes de su significado y absolutamente responsables de ello.

Ya son muchas décadas en las que esta ideología supremacista y racista, que no tiene nada que ver con ninguna fe religiosa, se muestra como el ariete criminal y genocida del Imperialismo en Asia Occidental. El silencio y la ambigüedad ya no solo no tienen espacio, sino que convierten en cómplice a quienes pretenden situarse en la equidistancia entre víctimas y verdugos.

Por esta razón es que con toda claridad y sin ningún tipo de ambages

AFIRMAMOS:

  1. Para el PCPE es una urgencia ética y política, corregir públicamente el error cometido en 1947 por Naciones Unidas –incluida la URSS- al legitimar la posterior ocupación de una parte de Palestina por colonos sionistas en 1948. Reconocidos terroristas, que contaron con el apoyo internacional para realizar la ocupación militar y expulsar de sus tierras a la población palestina, asumieron la dirección de la entidad sionista y pusieron en marcha su plan genocida al servicio del imperialismo yanqui. Ante las indiscutibles evidencias del carácter criminal de la entidad sionista, quienes continúen justificando la invasión sionista de Palestina y la división de Jerusalén, son cómplices y responsables de todos y cada uno de los asesinatos del sionismo y del sufrimiento de la población palestina expulsada de su Tierra.

 

El escenario político actual, después de las pasadas Elecciones Generales adelantadas, está determinado por dos hipotéticos caminos dentro del sistema de dominación oligárquico-burgués. Pero ninguno de los dos tiene salida para los problemas estructurales que enfrenta ese bloque opresor.

La politiquería burguesa, determinada por la manipulación y el filibusterismo, ofrece un espectáculo patético en el que lo importante es la frase ocurrente o graciosa que haga posible crear algún enredo al adversario, pero de ninguna manera posibilita un debate sobre los problemas que afectan a la clase obrera y al pueblo, y menos aún un debate sobre las propuestas políticas de los distintos Partidos para abordar esas cuestiones.

Pedro Sánchez puede estar satisfecho porque su golpe de efecto, al decidir convocar elecciones adelantadas, le dio un estimable resultado. Aguantar hasta el vencimiento de la legislatura le habría supuesto un resultado más desfavorable.

Pero esta España, que ni PSOE ni PP quieren reconocer en su concreta realidad material, les ha dejado ante un resultado endiablado, de muy difícil gestión.

La España plurinacional, cárcel de pueblos mientras no transite por el libre ejercicio del derecho de autodeterminación, se ha colocado en primer plano de la actualidad política de forma ineludible.

COMUNICADO DEL COMITÉ EJECUTIVO DEL PCPE

El bloque de poder español está a la brega con la cuestión de la amnistía al independentismo catalán. Para la facción socialdemócrata es la salida civilizada del conflicto catalán, para la liberal-conservadora es una claudicación al separatismo rojo-masónico (lo de “judeo” ya no toca, que los genocidas de Palestina son de los suyos).

Del lado de la facción independentista de la burguesía catalana, la cuestión de la amnistía es la condición indispensable para permitir la formación de gobierno y no provocar nuevas elecciones, donde la previsión de los sondeos, colocan un escenario más desfavorable para todas las fuerzas que se agrupan en el proyecto de Pedro Sánchez.

Etimológicamente, amnistía significa olvido y, al contrario del indulto que es un perdón, tiene fuertes connotaciones políticas. Es un borrón y cuenta nueva, e implica una negociación entre las partes del conflicto y el establecimiento de nuevas reglas de juego en las que los “delitos olvidados” no se volverán a cometer por la misma superación de las causas del “delito”.

El delito a debate es la celebración de un referéndum de autodeterminación en Catalunya. Los discursos pronunciados por los dos bloques están enmarcados en el campo exclusivamente jurídico de encaje en la constitución del 78 que supone un corsé para mantener el inmovilismo; hacerlo desde el campo del debate político les genera múltiples contradicciones que no pueden sortear de ninguna manera.

Amnistiar este supuesto delito significaría desprenderse de elementos de la sociología franquista que siguen siendo pilares de la construcción del régimen monárquico-burgués. Crear unas condiciones superadoras, en las que la autodeterminación no fuera un crimen, representaría un avance democrático difícilmente imaginable, e históricamente reprimido a sangre y fuego, en el Reino de España.

“Preguntaréis, ¿por qué su poesía / no nos habla del sueño, de las hojas, / de los grandes volcanes de su país natal? / Venid a ver la sangre por las calles, / venid a ver la sangre / por las calles!”, escribía a propósito de los horrores de la guerra civil española el gran poeta comunista chileno, Pablo Neruda, en su impresionante libro España en el corazón.

Hoy, con toda modestia y salvando las distancias, siento como entonces él, la misma necesidad de despojarme de lo superfluo y artificioso viendo por televisión las terribles imágenes de la masacre del heroico pueblo palestino a manos del poderoso ejército israelí. Sólo dolor y rabia asaltan mis entrañas ante tanta barbarie e insoportable impunidad internacional. Dolor, por la inaudita crueldad con la que la entidad israelí y su terrorífico ejército responden a lo que es legítima defensa de un pueblo que de manera infatigable lucha por su libertad y por su patria arrebatadas desde la Nakba, es decir desde el catastrófico día (15 de mayo de 1948) en que los palestinos (hombres, mujeres, ancianos y niños) iniciaron el exilio expulsados de su tierra por el terrorismo de Estado del primer ministro David Ben-Gurión.

Un pueblo indomable al precio de decenas de miles de muertos y heridos, que a día de hoy sobrevive en la diáspora (unos 12 millones de palestinos), y en régimen de apartheid en Cisjordania y en la Franja de Gaza, la actual Palestina, con 4 millones de habitantes.

1.- El ENCUENTRO INTERNACIONALISTA* por medio de este comunicado quiere mostrar todo su apoyo militante a la Resistencia Palestina en estos momentos cruciales de la lucha antiimperialista y antifascista en todo el mundo.

2.- Queremos subrayar que el enemigo mortal de todos los Pueblos Trabajadores es uno: el Imperialismo anglo-yanki-sionista y sus lacayos europeos. No podemos separar artificialmente las diferentes luchas antiimperialistas que se están desarrollando actualmente en todo el mundo, desde la contraofensiva antifascista que desarrolla la Federación Rusa y contra el régimen nazi ucraniano y la OTAN, pasando por las resistencias antiimperialistas de América Latina, lideradas por Cuba y Venezuela, hasta llegar a la heroica lucha de los Pueblos de Siria y Yemen.

3.- Todos los revolucionarios y las revolucionarias del mundo debemos tener muy claro que el enemigo busca fraccionar, dividir y desorientar las diferentes insurgencias que se oponen por todos los medios al principal enemigo de la Humanidad Trabajadora: el Imperialismo. El camino es la confluencia de todas las luchas en un Frente Antiimperialista Mundial.

4.- Si alguien duda de esto es suficiente hacer la lista de todos los que han mostrado su apoyo incondicional al estado colonial sionista en Palestina, autodenominado "Israel" para comprobar la profunda unidad de todas las luchas de clases a nivel planetario. Son los mismos que día a día se enriquecen con el trabajo de obreros y campesinas, de proletarias y asalariados.

5 y 6 de octubre es la cita en Granada. Una nueva mascarada de la insobornable e inclaudicable Europa. La del “jardín”, la del "proyecto europeo basado en la libertad, democracia y, sobre todo, la igualdad”.

Todo lo anterior se remarcará y remachará para silenciar lo que, cada vez menos aventajadamente, ocultan: un engendro, estructura de poder de los monopolios del capital y su vil supeditación a los intereses económicos y estratégicos de EE. UU. y de su brazo bélico, la OTAN.

Una UE que, acometida por la crisis sin solución del capital, discurre a un camino encenagado, figurándose que todavía ejerce capacidad para imponer decisiones, sin rechistar, a los pueblos del mundo. Incapaz de reconocer la pérdida de prestigio y de influencia que la desbarata y la reduce, así como la pérdida de poderío económico capitalista que alguna ver soportó. La dirección actual de la UE muestra una equitativa ignorancia entre la posición económica mundial en declive que ocupa y su absoluta supeditación geoestratégica a los EE. UU.

Serán esos días de octubre en los que intentarán asombrar, aterrorizar y domesticar al pueblo trabajador con la repetida artimaña de la pompa y esplendor de pasarela de Hollywood.

Al llamamiento por un posicionamiento popular contra la idealizada representación han respondido numerosas organizaciones de todo tipo: asociaciones vecinales, ecologistas, feministas, de lucha permanente contra las calamidades suministradas a diario por el capital, organizaciones sindicales y políticas y más. Tanto locales, como en casos, de otro ámbito.

RESOLUCIÓN GENERAL DEL XIV PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCPE

Las propias contradicciones del Capitalismo, conducen a la Humanidad a la destrucción de las sociedades y de la Naturaleza, sin que haya más alternativa que un cambio radical de modelo social, un proceso que inicie el camino de la construcción del Socialismo. No hay otro camino: SOCIALISMO O BARBARIE.

Frente a la permanente constatación de las, cada vez más graves, consecuencias del desarrollo práctico de la crisis general del capitalismo y su carácter absolutamente irreversible, solo cabe organizar la respuesta de sus víctimas; personas concretas de carne y hueso, con nombre y apellidos que sufren y mueren porque el proceso de acumulación del capital, por una cada vez más exigua minoría, así lo exige. Aunque solo fuera por eso, hoy más que nunca, levantar una contraofensiva en defensa exclusiva de los intereses y necesidades de la mayoría social, de la clase trabajadora y los sectores populares, es una urgencia civilizatoria

Un proceso en el que, necesariamente, las masas, bajo dirección revolucionaria, serán las protagonistas, porque solo el pueblo organizado, salva al pueblo.

Parafraseando a otro mamarracho de la política española, que en plena crisis, repetía el mantra de España va bien; los medios goebelianos de transformación de la realidad, han pasado casi de puntillas por las inundaciones de Libia.

Entre 5.300 y 12.000 fallecidos, más de 10.000 desaparecidos y 30.000 evacuados. Solo esta forma de contar las víctimas ya nos da una idea de la rigurosidad que se tiene con ese país “liberado” a bombazo limpio.

Y es que la realidad Libia, tras la “liberación” hecha por EE.UU. y la OTAN (incluyendo al Secretario General de Podemos en la Comunidad de Madrid, que entonces era JEMAD, José Julio Rodríguez), el país quedó destrozado.

Libia, la perla del Mediterráneo, cuyas condiciones de vida ya envidiarían los jóvenes de la podrida Europa. Esa Europa, cuna de la democracia occidental y de su cultura se ha podrido irremediablemente (en Grecia se acaba de aprobar la jornada de 13 horas diarias y 6 días a la semana), mientras que esa Libia de Muammar Al Gadafi otorgaba derechos a los jóvenes y garantizaba pan y bienestar para todos. Esa Libia cuyo presidente tenía una guardia personal compuesta de mujeres, pero claro, como no iban con el pelo pintado de morado ni bolsos de Louis Vuitton, no era una conquista feminista… era porque Gadafi era un depravado.

uyl_logo40a.png