El pasado día 17 de marzo el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas, por importe de 200.000 millones de euros, que se presentan como un “escudo económico y social”, ante la situación creada por la extensión del coronavirus. El Secretariado Político del Comité Central del PCPE, después de un análisis pormenorizado de las medidas propuestas, hace la siguiente DECLARACIÓN:

La mayor parte de esos 200.000 millones está destinada a las empresas.

En esta situación de alarma general, debido a la propagación y contagio del Covid-19, las reacciones y medidas por parte de las empresas industriales y de comercio de la oligarquía y de la mediana burguesía han sido muy variadas.

En las primeras horas, unas muy pocas o ningunas de esta tomaron las medidas de higiene-sanitarias de seguridad necesarias para que ningún/a de los/as obreras/os se pudiera contagiar.

Pasadas las primeras horas de la alarma general impuesta por el gobierno central (un 155 con más grado de represión, dirigida esta principalmente a la población más vulnerable) el panorama para las obreras y obreros era demencial. Ante esta situación, las principales medidas empresariales han sido iniciar un masivo proceso de regulación de empleo a través de la puesta en marcha de cientos de ERTEs, y amenazando con el uso de los EREs: despido masivo de obreras y obreros sin ninguna garantía social y nula protección del estado. No podía ser de otra manera, el capital aprovecha la mínima coyuntura de crisis para llevar a cabo todo un reajuste del mercado laboral a través del cual intentará extraer algún beneficio más.

Italia está sufriendo una terrible emergencia sanitaria con hospitales totalmente saturados, trabajadores y trabajadoras de la sanidad al límite, viviendo situaciones dramáticas debiendo elegir quien vive y quien muere ante la insuficiencia de centros hospitalarios o de Unidades de Cuidados Intensivos. Con el miedo y el peligro de contagio ante la deficiencia de material sanitario. Con trabajadores haciendo huelgas en Lombardia por la falta de seguridad en su trabajo. Con una sociedad atemorizada y arrinconada ante el miedo a perder el medio de subsistencia que supone su trabajo y el miedo a contraer el Coronavirus.

En pleno Estado de Alarma, hoy hemos visto como los transportes públicos de las principales ciudades industriales del estado español, amanecían abarrotadas de trabajadores y trabajadoras intentando llegar totalmente desprotegidos a sus centros de trabajo.

Este es el ejemplo máximo de la irresponsabilidad por parte del gobierno del estado y de las administraciones en general, a la hora de aplicar medidas que eviten que la pandemia de COVID-19 acabe infectando y matando a miles de personas.

Ante la situación de alarma generada y decretada por el Covid-19 , a través de la cual obligan a parte de la población a quedar encerrada en sus casas, con incluso la amenaza de ser sancionados o represaliados por incumplimiento, se da la paradoja de que el gobierno sigue permitiendo el funcionamiento de los centros de trabajo y la exposición masiva en ellos. Millones de obreros y obreras han salido y se han trasladado a sus lugares de trabajo sin ninguna medida de seguridad ante el posible de contagio, lo cual demuestra que en esta situación, como en otras, los privilegios según a qué clase social pertenezcas están muy presentes.

El rey Felipe VI aprovecha la declaración del Estado de Alarma, por parte del gobierno de Pedro Sánchez, para dar la noticia de su renuncia a una parte de la herencia que le pudiera corresponder de su padre Juan Carlos de Borbón y Borbón, y lo primero que se le viene a uno a la cabeza, es que la única acción digna de esta persona que ostenta por herencia la Jefatura del Estado, es que renunciara a esa herencia política franquista y que abdicara para abrir camino a la proclamación de la ansiada República, la cual nos fue arrebatada a sangre y fuego mediante el golpe genocida del fascista Francisco Franco, que siempre fue apoyado por la monarquía de los Borbones. 

 

Últimamente han surgido unos supervillanos en nuestra sociedad más española, los MENAS, que no son sino menores extranjeros no acompañados provenientes normalmente del norte de Árica, adolescentes entre 14 y 17 años , que cruzan la frontera jugándose la vida bajo un camión, saltando una valla o en un pseudobarco. Frontera que separa sus países de la “tierra prometida”, o eso venden mafias y medios de comunicación a estos jóvenes, la gran Europa, continente lleno de oportunidades para todos donde el “estado de bienestar” se lleva por bandera. La realidad es que África es un continente expoliado y sometido al imperialismo capitalista en el que sus jóvenes tienen un futuro laboral y formativo escaso.

CORONAVIRUS: SEGUNDA DECLARACIÓN

El Secretariado Político del Comité Central del PCPE, ante la declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno, emite la siguiente DECLARACIÓN:

1. Un gobierno al servicio del capital, no al servicio de las personas

A pocos meses de la celebración del XI Congreso del PCPE, conversamos el Secretario General, el camarada Carmelo Suárez, para que nos detalle las claves del momento político actual y el desarrollo del proceso hacia el XI Congreso del Partido, que se celebrará el próximo mes de julio.

Redacción (R): ¿Cómo caracteriza el PCPE la actual situación política internacional?