Los medios de comunicación sirven a sus amos en la creación del consenso social para perpetuar el sistema capitalista. Para ello tergiversan la información y utilizan temas para desviar la atención de otros más incómodos.

Hace unos meses Venezuela fue el monotema de los informativos. Cuando la derrota de sus patrocinados se hizo evidente, encontraron un nuevo filón en Catalunya. Con la demonización de la lucha de dos pueblos, se ha tratado de difuminar las propias vergüenzas.

Este artículo mencionará algunos hechos recientes que, pese a su importancia, han pasado casi desapercibidos, eclipsados por la propaganda oficial sobre el “procés”, para mostrar como el derecho del pueblo catalán a la autodeterminación se ha manipulado para ocultar otros asuntos.

Uno de ellos ha sido el aumento de la represión, al que se dedica otro artículo en este número de UyL. También se ha visto la impunidad con que actúan los grupos fascistas y su implantación en los aparatos del Estado.

Cuando la enfermedad tiene nombre de empresa

Comenzaba el año 1992. Diez años de gobierno “socialista” nos contemplaban y el felipismo (el “gonzaliano”, todavía no el borbónico), ya con tres mayorías absolutas a sus espaldas, completaba la fase más dura de los procesos de desmantelamiento y privatización de los principales sectores industriales y energéticos de nuestro país. A la vez que se desarrollaban los sistemas sanitario y educativo públicos, prácticamente limitados hasta entonces a la pura beneficencia franquista, se sentaban las bases y diseñaba la hoja de ruta de su futura privatización. España se preparaba para la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Expo Universal de Sevilla conmemorando los 500 años del genocidio, Madrid era capital europea de la cultura, y se inauguraba la primera línea del AVE, Madrid-Sevilla, que con trenes y material franceses sirvió para comprar la colaboración del país vecino en la guerra contra ETA. Era, según publicaba recientemente “El País”, como vocero mayor de las clases dominantes, “el año en el que España subió a primera división”.

Pese a la incapacidad del autor para situarse en  un análisis clasista  y una propuesta revolucionaria, hemos decidido publicar este artículo pues los datos que aporta deben constituirse en un instrumento de uso diario en el combate por la Revolución Socialista

111_01b

UN NUEVO INFORME ALARMANTE DE LAS NACIONES UNIDAS

El hambre nuestra de cada día

Según el informe anual sobre la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, 2017, el primero que se publica tras la adopción en 2015 de la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, el hambre ha vuelto a crecer después de un decenio halagüeño.

El pasado septiembre de 2017 entró en vigor el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Ucrania, después de introducir las exigencias holandesas (expresadas tras un referéndum) de que el convenio no implicase que los ucranianos pudiesen vivir dentro del espacio comunitario, ni obligaciones militares de defensa por parte de la Unión, ni que fuese anuncio de una futura integración de Ucrania en Europa.

El propio embajador comunitario en Kiev, el diplomático francés Hugues Mingarelli, advertía el mismo mes que el ingreso de Ucrania en la Unión Europea ni siquiera está en la agenda comunitaria. Mingarelli no es una figura menor: dirigió la delegación europea durante las negociaciones del Acuerdo de Asociación con Ucrania.

Además, desde enero de 2016, se estableció entre ambas partes un área de libre comercio, que provocó la suspensión de otro acuerdo comercial entre Ucrania y la CEI, solicitada por Rusia, para evitar así la entrada en territorio ruso de productos de la Unión Europea, a través de Ucrania, sin el pago de aranceles.

A poco más de un mes de la proclamación de la República catalana en el Parlament y de la aplicación del artículo 155 por el gobierno central, el escenario político catalán sigue instalado en la más absoluta incertidumbre y endiente del hilo de unas elecciones que difícilmente desatascarán la situación en el corto plazo.

-El bloque independentista lanzó un órdago y, coherente con el carácter de clase de sus máximos dirigentes, ha sido incapaz de mantener una dinámica de movilización sostenida y radicalización de la misma conforme al ambicioso objetivo marcado. Es de suponer la confusión de quienes sin saber qué es lo que queda del Procés y la República, no solo escuchan a muchos de sus dirigentes acatar el 155 para sortear la represión de estado, sino que les ven decididos a confiar todo a una elecciones convocadas por las “fuerzas de ocupación”.

-El españolismo centralista cada vez habla con la boca más chica de la reforma constituional y si abre el proceso será para recentralizar aun más la estructura del estado. Sin duda es lo más cohernete con su ADN franquista, pero más allá de ello, si asumen esa opción de confrontación que agudizará aun más el conflicto territorial, es por la necesidad de garantizarse el control absoluto y la aprobación de proyectos en infraestructuras multimillonarios del estilo de los trasvases de cuenca y los corredores ferroviarios. La defensa de sus intereses de clase reafirma la incapacidad del capitalismo español para resolver la cuestión nacional en el estado español.

El pasado 18 de noviembre, diversas fuerzas políticas y sindicales, entre las que se encuentraban Podemos, Compromís, CCOO y UGT, convocaron una manifestación en Valencia con el lema “Por un financiamiento justo” que giraba entorno a una reivindicación por la negociación del reparto de financiación autonómico con el gobierno central.

Existen ocasiones, como la que nos ocupa, que una lucha que NO es fundamentalmente en favor de conquistas sociales se viste como tal con el propósito de fortalecer la posición de un partido socialdemócrata o de un sindicato que no es de clase. El discurso concreto con el que se nos presentaba esta manifestación era lo suficientemente ambiguo como para sospechar que los fines que se perseguían pudieran, en última instancia, favorecer al enemigo de clase, en lugar de a la clase obrera.

Se habla de la defensa de la Constitución Española pero, ¿dónde está la mención al artículo 135 de la última reforma que impone la prioridad sobre el pago de deuda pública sobre todo lo demás?, O las obligaciones de la UE de no destinar más de un determinado porcentaje a determinadas políticas sociales que estrangulan sin piedad a nuestros colegios, hospitales, etc. Plantear que el problema principal que vive la población se basa en la escasa financiación estatal sin hacer ni la más mínima crítica política al modelo de Estado es un intento del reformismo para engañar a la clase obrera y al pueblo trabajador valenciano, tratando de convencerles de que el incremento de inversión es una salida favorable dentro del sistema de explotación.

Este domingo, 26 de noviembre, se ha celebrado la XXXII edición de la marcha a Rota en unas condiciones excepcionales. Excepcionales porque la ha convocado el PCPE en solitario y excepcionales porque la situación política, tanto internacional como nacional así pueden considerarse.

En la marcha de hoy, el PCPE ha estado acompañado por militantes de Nación Andaluza y por sindicalistas de la Coordinadora de Trabajadores de Andalucía (CTA), a los que agradecemos su participación y esfuerzo. Ha transcurrido, como estaba previsto, por el centro de la localidad sin incidentes y trasladando a la población las consignas que "no a los gastos militares, si para escuelas y hospitales".

Hemos expresado que la marcha se ha realizado bajo condiciones excepcionales. Una de estas, la convocatoria en solitario del PCPE, no ha sido fruto del capricho de una organización, sino que obedece a planteamientos políticos de singular relevancia. La lucha contra el imperialismo no puede ser tratada como una lucha más dentro de la enorme fragmentación de luchas que vivimos en el estado español, ni puede postergarse ante intereses que nada tienen que ver con la lucha por la libertad y la emancipación de la clase obrera y con ella, la humanidad. Por el contrario, esta lucha adquiere su verdadera dimensión cuando se comprende que el imperialismo no es solo una manifestación militar o bélica, si se quiere, del sistema capitalista, sino que es el propio sistema capitalista, en todas sus dimensiones, en su fase superior.

La clase capitalista transnacional esta invirtiendo miles de millones de dólares en la rápida digitalización del capitalismo global como salida para el excedente de su capital acumulado, a la vez que busca nuevas oportunidades de inversión en la construcción de un Estado policiaco global. ¿Pero será suficiente la rápida expansión de estos dos sectores de la economía global para evitar otra crisis catastrófica?

Los datos económicos internacionales señalan, mas bien, que la economía global esta al borde de otro colapso. Las condiciones estructurales subyacentes que desataron la Gran Recesión de 2008 siguen vigentes mientras la nueva ronda de reestructuración de la economía global ya en marcha tenderá a agravar las mismas. Estas condiciones incluyen niveles sin precedente de desigualdad, de endeudamiento público y privado, y de especulación financiera. El detonante de una nueva crisis podría ser el estallido de la burbuja bursátil, sobre todo en el sector tecnológico, el impago de la deuda publica o de los hogares, o el estallido de una nueva conflagración militar internacional.

“Posverdad” es un término tan ambiguo e innecesario como su análogo -y precedente- “posmodernidad”. Del mismo modo que lo que llamamos posmodernidad no es sino modernidad sucedánea o decadente, la posverdad es un nuevo apelativo de la falsedad, sobre todo de la falsedad mediática masiva. Con la peculiaridad de que la posverdad no se molesta demasiado en ocultar su impostura. Su máximo exponente es la publicidad, que apela directamente a las emociones -y a las más bajas pasiones- con un alegre desprecio de la realidad que solo funciona en la medida en que el destinatario del mensaje publicitario se hace cómplice del engaño. Ni el machito más estúpido cree que una determinada marca de desodorante pueda convertirlo en un seductor irresistible; pero la eficacia de los spots al uso está sobradamente comprobada, tanto que los fabricantes de productos cosméticos gastan mucho más en publicidad que en materias primas.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"