Situar el objetivo, elaborar un método, definir las tareas y trabajar en ello hasta conquistarlo, esa es la esenciadel procedimiento con el que una organización de vanguardia se desarrolla, adquiriendo compromisos y alcanzando metas. Recientemente en el PCPE hemos finalizado con excelente resultado una de las más importantes campañas financieras que, por su importancia política, su carácter estratégico y su pretensión económica, se han afrontado en nuestra Organización.

 

En verano de 2017 el VI Pleno del CC acordó poner en marcha la Campaña para la adquisición en Madrid de la nueva Sede Central del Partido, definida desde la mayor expresión política y en la clave de trasladar a la militancia, a los sectores populares y al conjunto de la clase obrera, la necesidad de que el Partido Comunista de los Pueblos de España continúe forjándose comola organización que necesitamos los trabajadores y las trabajadoras en el fin de alcanzar nuestro objetivo revolucionario;un partido organizado, con fuerza, determinación, herramientas y recursos.La respuesta que los comités y las células dieron a este mandato del Comité Central fue inmediata, el conjunto de la militancia y su estructura organizativase puso en marcha entendiendola directriz y asumiendo su responsabilidad.

La organización del Partido en Madrid ha celebrado su XI conferencia territorial, el domingo 25 de Febrero.

Con la presencia del camarada Luis Muñoz, en representación del Comité Central del Partido, la militancia de Madrid,  tras organizar el debate en las células, ha concluido el proceso conferencial en  esta jornada.

Tras más de un año de intensa actividad de trabajo político y organizativo, el PCPE en Madrid da por superadas las dificultades en las que la organización se vio inmersa, como consecuencia del trabajo fraccional  que una parte de la dirección anterior había planificado para la liquidación del Partido.

A veces un pequeño gesto tiene consecuencias de dimensiones colosales. Sirve para “abrir brecha”, como el gesto de Rosa Parks no cediendo su asiento a un blanco, siendo la chispa que encendió la llama de la lucha contra la segregación racial en Estados Unidos en los años 60.

La retirada de la cruz fascista de Callosa de Segura no debería haber ido más allá de un gesto inocuo, para nada extraordinario. Un gesto de higiene democrática, como hicieron Italia o Alemania eliminando todo vestigio nazifascista. Si no ha sido así, se debe en gran medida a la anomalía sobre la que se apoya la “democracia” del Reino de España: la sacrosanta Transición. Básicamente, la Transición fue un pacto pilotado por los grupos sociales que alentaron la sublevación de 1936 y el sostenimiento de la dictadura franquista (Iglesia, ejército, oligarquía financiera, judicatura, franquistas reciclados en demócratas, etc. a la que hay que sumar la Monarquía impuesta por el mismo Franco) para salvaguardar sus privilegios e intereses de clase. Se trataba de dotar de continuidad al régimen franquista -mudando de piel como las culebras- en este caso, bajo la forma de monarquía parlamentaria.

La necesidad de cumplir los acuerdos del trabajo bien hecho.

Los pasados 2 y 3 de Febrero el PCPE realizó la III Conferencia de Organización con una valoración global de la misma que, sin ningún tipo de autocomplacencia, podemos calificarla como de positiva.  Una  opinión que más allá de los comentarios generales a la salida de la misma, se fundamenta ya en las evaluaciones colectivas que se van conociendo mediante las actas de comités y célula.  Un buen trabajo que nos sitúa ante retos ineludibles y a los que el conjunto de la organización, desde el CC hasta la última célula constituida, habremos de responder en los próximos meses.

La militancia tuvo la voz para opinar y definir nuestro rumbo futuro en las cuestiones cruciales de nuestro trabajo político y organizativo.  Sin ningún tipo de límite y ejerciendo con inteligencia y compromiso la crítica y la autocrítica, tuvimos la oportunidad de concluir un análisis y una posición partidaria en torno a los debates abiertos en relación a conceptos como la centralidad, el carácter de la militancia y la significación del Partido, el aparato central, la agitación y la propaganda necesaria en estos momentos, nuestro papel en el seno del Movimiento Comunista Internacional, el trabajo de masas y el Frente Obrero y Popular por el Socialismo (FOPS), nuestra Juventud y también, aunque ocupando un tiempo menor del debate, el origen ,causas y consecuencias de la fracción que padecimos hace unos meses.

En las últimas X jornadas de Memoria Histórica que celebramos en San Isidro de Albatera, organizadas por  COAMHI de Alicante el pasado mes de Noviembre de 2017, mientras leía el manifiesto en lo que fuera el campo de concentración de presos republicanos, me llevó a recordar a todos los y las camaradas que he conocido a lo largo de mi vida, y con los que he tenido la suerte de compartir muchas de sus experiencias y enseñanzas.

Me viene a la mente la cárcel de Los Almendros, de donde he conocido algún que otro superviviente como Gabriel Aguilera. El oficio de historiador  comprometido y en mi caso como marxista y republicano, te lleva a estar en primera línea de lucha con toda esa generación de luchadores y luchadoras que tristemente van desapareciendo con el transcurrir de los años. Muchos son sus nombres de los que voy acordándome mientras bajaba en el autobús de Línea desde el País Vasco a tierras valencianas. Recordaba el filme “Las Olas” (2012) de Alberto Morais, a medida que iba descubriendo el paisaje del Mediterráneo, que tanto esconde bajo las sombras de sus palmeras y arenales... Apellidos como Santajuliana, Cimiano, Valladares; pero sobre todo uno muy concreto me paralizó el pensamiento: Uribe.

Durante el día de hoy, 13.01.2018, el Partit Comunista del Poble de Catalunya (PCPC), ha celebrado su 2º Congreso (Extraordinario) con el motivo de actualizar sus Estatutos conforme a la exigencia de la normativa gubernamental. Esta normativa se refiere al nuevo marco jurídico de la Ley de Asociaciones Políticas.

El Congreso ha debatido y aprobado el Informe de Rendición de Cuentas emitido por el Comité Ejecutivo saliente, así mismo se ha escogido un nuevo Comité Central y una nueva Comisión Central de Garantías y Control del Partido. El Informe de Rendición de Cuentas expuesto a cargo del Secretario General saliente (Francesc García i Llop) fue aprobado por unanimidad por los delegados al Congreso después de asumir las enmiendas propuestas por las células del Partido y aprobadas por los delegados del Congreso.

También se debatió y aprobó por parte del Congreso una Resolución General y otra de carácter popular. La Resolución General incluye un apartado antimperialista, en defensa de la Paz y los pueblos agredidos por el imperialismo.

 SECRETARÍA DEL FRENTE CULTURAL Y MEMORIA HISTÓRICA

Estos días estamos viviendo un espectáculo propagandístico atroz con motivo del 50 cumpleaños de Felipe VI. Todos los medios de comunicación del régimen han dedicado un suculento espacio en sus periódicos, radios, televisiones, etc. a narrar la trascendente noticia. Y el discurso ha sido unánime y monocorde: una engolada loa sin fisuras a su figura. Igualito a lo que hacía el NODO con Franco. El derecho a la información y la libertad de prensa fulminadas de un plumazo por no soliviantar uno de los pilares del postfranquismo: la monarquía.

A esta sumisión periodística, hay que sumar los anuncios publicitarios de los grandes monopolios capitalistas (IBEX 35) que directamente entraban en éxtasis místico celebrando la efeméride borbónica. Agradeciendo el papel del rey como mamporrero y pelele del capitalismo español ante los mercados internacionales. Un monarca que no ha escondido nunca su posicionamiento en favor de las élites y su desprecio e indiferencia hacia las clases populares. Estamos hablando de una institución puesta a dedo por Franco, no le pidamos peras al olmo.

Sin más pretensión que lanzar una primera reflexión casi epidérmica sobre lo que es y significa el concepto/valor del Partido para un militante comunista, me lanzo a escribir estas líneas movido, ya no tanto por mis propias inquietudes e ideas, sino por el acumulado de conversaciones y sabias opiniones recibidas a lo largo de los últimos meses por parte de cientos de camaradas. En debates orgánicos y en amigables conversaciones, he tenido el privilegio de oír a mis camaradas importantísimas reflexiones en torno a la imprescindible referencialidad del Partido en su proyecto de vida.

Habrá quienes digan que esa es una cultura superada; que la confianza en la capacidad superior de lo colectivo ya no se corresponde a los tiempos que corren, que ya hoy no es imprescindible unir tu fuerza a la de otros para mover la sociedad, porque lo que hoy es importante es que se mueva uno sin preocuparse de los demás, o que avanzando tú haces que todo progrese. No hay ninguna duda que el triunfo de lo individual frente a lo colectivo se sustenta en la desaparición del compromiso por la transformación social mediante la creación de consensos fundamentados en los esquemas de la ideología dominante. Cuando uno deja de referenciarse por su ser social y pierde la más mínima conciencia de clase, no solo anula la capacidad de organizarse en defensa de sus intereses y necesidades objetivas, pierde incluso la posibilidad de valorar la importancia del compromiso de quienes siguen organizados. Desclasados, lumpen, carne de cañón del fascismo del cara al sol y del fascismo “liberal” de los Ciudadanos de moda, es lo que se nos impone como lo moderno, pero nosotros y nosotras, las personas con conciencia de clase, no solo ya sabemos que eso es muy viejo, sino que tenemos muy claro que son nuestros enemigos.

Esta 3ª Conferencia de Organización, es la culminación de una etapa de trabajo en el Partido, que ha tenido como primer objetivo situar al PCPE en una mejor posición para el ejercicio de la vanguardia política.

Este proceso comenzó hace unos meses atrás, consecuencia de un profundo análisis político de la situación por la que atravesaba el Partido a consecuencia de la infiltración de un grupo oportunista que colisionaba con el centralismo democrático. Desde la comprensión de que para seguir avanzando era necesario liquidar algunas interpretaciones erróneas, que habían sido inoculadas en nuestras filas por personajes ajenos a la cultura M-L (los cuales se habían posicionado en en nuestro interior intentado liquidar el proyecto revolucionario que siempre desarrolló el PCPE), posiciones que afectan principalmente al carácter de la intervención del Partido entre la clase obrera y en las capas populares, de las cuales la camarilla liquidacionista hizo todo lo posible por condicionar a la militancia del PCPE. Los hechos han demostrado que jamás consiguieron sus objetivos.